A penny for your thoughts

-¿En qué estás pensando?

Respuesta A: en nada.

Respuesta B: vengo dándole vueltas a temas de candente actualidad, como son la crisopeya, el suicidio o las torrijas. No necesariamente en ese orden.

Pensaba en saturno y otros metales pesados, aleatoriamente, en gente con las encías negras y la cara gris 50 % y con un sombrero de copa de fieltro impecable. ¡Yo tenía un Alquimionova! Y si en una década de ostracismo semi-voluntario nadie me ha hecho renegar, ¿por qué ahora? No me asustan. No tienen con qué asustarme. Si alguien te pregunta con la mayor seriedad académica ‘¿De dónde colgarían ustedes una soga para ahorcarse?’, ¿qué se supone que hay que contestar? ¿Dan puntos extra por encontrar un buen sitio? ¿Hay intereses ocultos? ¿Tiene Ikea una sección especial de barras de cortina reorzadas para ese fin? Necesito saberlo UR-GEN-TE-MEN-TE. Nunca he estado en un Ikea.

No te rías, no estoy de broma. Tengo derecho a ponerme cínica, y mientras no se me ocurra rimar a nadie le importa. Total, ¿qué rima con “torrijas”? Me despiertan las trompetas, las puñeteras trompetas, rodeando el refugio, emboscando en las callejuelas. Y ya sabes lo que dicen, si no puedes vencerlas, únete a ellas (con transmutación de nivel seis):

Ovum

Lac

Oleum

Sugar

Turururu-tú-tú.

He olvidado qué iba a decir. Pero puedes preguntar siempre que quieras.

*cling*

¡Los comentarios son bienvenidos!