Trinidad de la Desnudez

Hoy me toca salirme un poco del papel de ermitaña alejada de las redes sociales, para bien. Estoy colaborando con el instagram de @trinityofunity, escribiendo pies de foto para sus desnudos artísticos. Os recomiendo encarecidamente que os paséis por allí y ofrezcáis vuestro apoyo si os gusta el material. Mis paleo-versos paganos no hacen justicia, pero here goes nothing: 2.  …

Post-it sobre un paciente ya fallecido

Cuando yo llegué, ya estaba ahí.Hace un mes, tal vezdos.Cuelga de un monitor desfasado,suspendido sobre teclas cansadasque empiezan a perderla D, la A, la R.Cada semana alguien pasa distraído un trapoy, sin querer, lo dejaimpoluto.Tal y como el día en el que se escribió:”Llamar a la madre de [N O M B R E]. Está peor”¿Alguien llamó? Juraríaque no fui yo.No quedan dioses para …

Cosmópolis

Hay algo in-ins-ta-gra-me-a-ble en el callejón de los huesos rotos que me espera al llegar a casa. Tal vez las esquirlas de cristal y cerveza floreciendo de madrugada. Puede que el viento inmaterial como el aliento de carterista haciendo acupuntura en las esquinas de tu espalda. O quizás el chico sin rostro de la mandolina y la niña del bandoneón …

Fábula de las Ostras

Yo guardo el Templo blanco a Iris y otros dioses menores del panteón. . El Mausoleo que No ha Visto un Ojo Humano, La Ermita que No se Pronuncia en Dialecto Alguno, Santuario que no existe salvo en un filtrar perpetuo por galerías oscuras de nácar: una opalescente Nada, eso guardan las ostras con su vida. . Abnegada y majadera …

Saboteando la MIR (día 10)

Sí, no tiene gracia, pero se me han agotado los juegos de palabras. Como estos meses voy a estar ausente y con la cabeza en mi examen MIR, antes que abandonar este cutre-proyecto personal voy a intentar publicar alguna tontada de/inspirado en lo que vaya metiendo a presión dentro mi delicioso cerebro. Simplificando mucho, esta semana toca asomarse a los …

Detritus Lírico

Escribo en prosa porque dijeron que me sentaba bien. Ahora que lo pienso dijeron lo mismo del rubor en las mejillas, pero (creo que) sólo les alivia comprobar que mis arterias funcionan y también a mí me hierve la sangre, a veces. Como el priapismo del ahorcado, más triste que indecente. (De haber sabido que era un juego para dos …