Nanowrimo 2015: día 10

O “madre mía, en qué fregado me he metido”.

Casi acabando el día 10, tengo escrito poco menos del 50 % de lo que debería – 8 mil y pico palabrejas. Y dando gracias al Dr. Wicked por su Write or Die, que me ha sacado unos cuantos cientos de palabras a base de sirenas de ambulancias, violines desafinados o llantos de bebé. Me está siendo casi casi más productivo que el clásico Rainy mood  con mantita incluida.

Bueno, nadie dijo que fuera fácil. La verdad es que lo estoy llevando mejor de lo que esperaba.

Aprovechando los días de vacaciones hago más investigación que otra cosa: mirando fotos antiguas y estrujándome el cerebro como una esponja de baño para recordar cómo se vivía en estas cuatro paredes blancas desde principio de los noventa. Me está saliendo algo lo suficientemente autobiográfico como para darle la manita a la NaNoRebeldía, pero con la suficiente ida de pinza como para catalogarlo en el cajón de sastre de “Realismo mágico” y lavarme las manos, más ancha que alta.

Os dejo.

Mi té se enfría y queda noche por delante.

/teclear /teclear /teclear

2 Comments

¡Los comentarios son bienvenidos!