Nueve Granadas y Media

Porque casi no me acordaba de ella. Y porque nunca nos cuadra una fecha a todos, por muchas vueltas que le demos al calendario. Y por el frío. Y la lluvia. Y la ausencia total de nieve. Por los Leones recién pulidos del Patio. Por los secretos que cruzan el techo, reptando por la arcada hasta el otro lado. Por …

Amenta (Parte II)

Entrada ya la noche al borde del desierto, Harakhty bajó del cielo y decidió hacer un alto. Había caminado en silencio hasta mucho después del ocaso, bajo el resguardo de la vegetación. Pero ahora todo lo que tenían por delante era una zona baldía, sin luna, en la que ni siquiera como halcón era capaz de ver más allá de …

Amenta (Parte I)

(Este texto es un reto, para tocar el género “fantástico” después de tantos años, con unas determinadas pautas. No me hago responsable de lo que haya podido salir). —Una vez más. Y separa esos pies. El aire se astilló con el ruido de la madera seca. Bajo las hojas del sicomoro, una espada roma hizo un amago de estocada baja. …

Alan

No eran ni las siete de la de la mañana, pero Alan siempre se despierta al alba, sin necesidad de despertador. No bosteza, ni se despereza, ni hace un gesto más de los estrictamente necesarios. Simplemente se viste con la ropa metódicamente doblada sobre la silla y pide permiso para salir. Después de tantos años, los celadores y guardias conocen …

Liebes Leben:

Entiendo que me odies. Que no me soportes, que quieras abandonarme a la primera de cambio. Que si me sonríes, sea solo para que luego me duela más el golpe. Hija de puta. Estoy harta de jugarme el cuello para tenerte siempre cerca. Mi preferida. La injusta, la voluble. La que sale con su buen perfil en las fotos de …

Caffeine logic

Concatenación de vicios: un clavo saca a otro clavo. Tantos pulmones y tan pocas dimensiones para expandirse y estallar mis cristales sellados (al vacío. A lametones). Séquito de ratas que lloráis a vuestro rey sonámbulo, llenadme otra taza. Escupídmela en la boca, a mí me tiemblan los labios. Aúlla una jauría de ambulancias ¿han venido a llevarme a mí por …

Llueve en Glasgow

Llueve en Glasgow. En las calles extinguidas, los faroles que osan desafiar la niebla abren un angosto camino para los caballos pardos (reforjando sus herraduras sobre los adoquines desgastados), para los pardos jinetes y sus sombreros altos, para los truenos del látigo con prisa por llegar a un lugar más hospitalario. Llueve en Glasgow, y los locales decentes hace mucho …

3:47 a.m.

(Re-ciclando trabajos). 2:18 a.m. y llaman a la puerta. Alguien ha dejado tirada en el mármol muñeca de trapo sin dedos en las manos (un souvenir de los sesenta). Hecha jirones por muy pocas agujas en demasiadas venas y arterias, vaciada de entrañas y alma, rellena con arena del jardín zen donde sus nueve gatos rebozan las palomas muertas. “Vade …