“Si quisiera llorarle al mundo…

…me haría un blog”. Vuelvo a escribir (aplausos, risas nerviosas, llantos y desmayos), y para celebrarlo como se merece he decidido romper una de las pocas auto-promesas que me quedaban por incumplir: empezar a escribir en un blog (o en cualquier espacio accesible para un público indiscriminado) a sabiendas que sigo sin tener nada relevante que decir. ¿Por qué ahora …