Siete años

Se resumen tal que así:

DSC_0150 - copia

No puedo pararme a escribir, DEBO comerme la ciudad. Engullir Sevilla como una torrija que sabe a cera caliente y huele a incienso y a caballo (qué azahar ni qué leches).

Si alguien me busca, que siga el rastro de adoquines agrietados que mis botas van dejando.

Adiós. Y gracias.

¡Los comentarios son bienvenidos!