Saboteando la MIR (día 87)

Dejad de pluriemplear vuestro dichoso corazón. Dejad de arrancároslo, de entregarlo, de intentar recuperarlo. Dejad de robárselo o partírselo a otras personas (a lo mejor ellos sí lo están utilizando). Dejad de tenerlo en la mano, en el puño, o en otros lugares que no le corresponden. Dejad de darle vuelcos. Por dios, eso no puede ser sano. Dejad de …

Tiempo de cardioplejia

Sé que estoy viva, porque el pitido robótico reverbera en la sala sigue siendo rítmico y tranquilizador. Mi cuerpo es un fluido no newtoniano, desparramado, apenas contenido sobre una camilla… pero sigue funcionando. Ocho personas vestidas de papel azul revolotean como fauna cadavérica haciendo tiempo para la cena. No he muerto. No, todavía no. Recuerdo vagamente que leí y firmé …