La Pecera Azul

No es difícil saber si alguien guarda el secreto del Gran Tabú, observando el tiempo suficiente. Todos conocemos a uno o dos. Los custodios del Gran Tabú parecen tranquilos y en paz. Se levantan cada mañana. Comen, duermen, sonríen, se ríen a menudo. Parecen fuertes, parecen AUTOSUFICIENTES, una palabra que llena más bocas de las que puede alimentar. La verdad …