The Rose and the Saw

De solsticio a solsticio, sólo he aprendido una cosa: que el centro del ser humano, a pesar de la creencia popular, no es el corazón ni el cerebro ni la glándula pineal. Es el intestino. Una persona es un tubo y los anejos que al tubo acompañan. Es un hecho poco documentado, pero hay bibliografía. A. Nothomb ya me injertó …

Inertia of a stethoscope swinging from an almond tree

Old Works (06-2012) The white of this place always hurts. The floor is white, the ceiling, the doors. White-sheet-ghosts wander all along the corridor, looking really busy – but I know they really aren’t. I myself am dressed in white, which would be unusual if I weren’t here – a white that confuses non-white-dressed people, and spurs them to ask …

Lepidoptera nosocomial

Se ha colado una mariposa en la sala de espera. Sin tarjeta de identificación, a ras de suelo, entre las piernas flexionadas sobre los asientos. Se ha chocado contra una ventana seis o siete veces. Ha subido para inmolarse contra los tubos fluorescentes. Ven, polilla tonta, polillita sucia, parda, gris. Ven, monstruo insignificante. Tenemos tanto en común. Light for nothing, …

El día del veterano

No hay flores en la sala de los mutilados fuera del acto de servicio. Pero aún hay presupuesto para hacer tintinear una próstata en cristal de Bohemia, macerar una ciruela y esperar al ángel albino con su toque de gracia plastificada (algodón y látex, seda y vinilo). No sé si son mis dedos de espía germana vendida a los Aliados …

3:47 a.m.

(Re-ciclando trabajos). 2:18 a.m. y llaman a la puerta. Alguien ha dejado tirada en el mármol muñeca de trapo sin dedos en las manos (un souvenir de los sesenta). Hecha jirones por muy pocas agujas en demasiadas venas y arterias, vaciada de entrañas y alma, rellena con arena del jardín zen donde sus nueve gatos rebozan las palomas muertas. “Vade …