The Rose and the Saw

De solsticio a solsticio, sólo he aprendido una cosa: que el centro del ser humano, a pesar de la creencia popular, no es el corazón ni el cerebro ni la glándula pineal. Es el intestino. Una persona es un tubo y los anejos que al tubo acompañan. Es un hecho poco documentado, pero hay bibliografía. A. Nothomb ya me injertó …

Liebes Leben:

Entiendo que me odies. Que no me soportes, que quieras abandonarme a la primera de cambio. Que si me sonríes, sea solo para que luego me duela más el golpe. Hija de puta. Estoy harta de jugarme el cuello para tenerte siempre cerca. Mi preferida. La injusta, la voluble. La que sale con su buen perfil en las fotos de …

Sobre monstruos y filtros

(Abres los ojos. Nada. Cierras y abres y nada. Si tienes retinas funcionales no puedes saber de lo que estoy hablando: seguro que conservas algún recuerdo de la luz del sol. ¿Lo tienes? Arráncatelo. Tu corazón contra las costillas, la fluctuación de tu pulso, los remolinos de aire de tu propia respiración… largo. Flotas lejos de la música de las …